Google+

19 de octubre de 2008

El "pobrecito" alcalde

Esta semana pasada, el primer edil de la ciudad, y gerifalte de los mandamases municipales, se ha "descolgado" en la web del ayuntamiento, y en el blog que presuntamente escribe, con la exhibición de la declaración del registro de bienes patrimoniales e intereses que realizó ante la secretaria del consistorio tras salir recién elegido, por séptima vez, alcalde de Getafe, en los últimos comicios celebrados el 27 de mayo de 2007.

Ha tenido tiempo, mucho, mucho tiempo para haber expuesto y mostrado antes, que no demostrado, los bienes que posee. Pedro Castro lleva ejerciendo el poder "casi" absoluto en el Ayuntamiento de Getafe desde el año 1983; durante los cuatro años anteriores, desde las primeras elecciones [democráticas] locales, ejerció de primer teniente de alcalde, para –antes de finalizar la legislatura- alzarse con la máxima autoridad de los socialistas locales tras "hacerle la cama" al primer alcalde de la democracia, Jesús Prieto de la Fuente y procurarle un ascenso hasta la presidencia de la mítica Mercasa. Ha tenido tiempo y, sin embargo, ha tardado casi treinta años en "mostrar" sus "riquezas" a los vecinos.

De la declaración de bienes de Pedro Castro sólo hemos podido llegar a una conclusión, no que sea falsa, no vayan ustedes a pensar, no; es, sólo, que no la creemos cierta ni posible. Y fíjense que hemos dicho que no la creemos. No que sepamos o tengamos la certeza de su inverosimilitud y, mucho menos, de su falsedad.

Pedro Castro, desde ahora el "pobrecito alcalde" sólo tiene una vivienda [con plaza de garaje] en la calle Manzana de Getafe (adquirida en junio del año 2000), una segunda residencia en el municipio abulense de Casasviejas, un "viejo" Alfa-Romeo del año 2000 y 13.800 euros en varias cuentas corrientes. Además de los bienes que posee, sobre nuestro edil "pesa" una hipoteca de 175.000 euros.

Y no parece creíble esa composición fotográfica, como si fuera una pose, por una sencilla razón. Pedro Castro gana en la actualidad, hablando de sueldo, más de 85.000 euros al año, que dividido entre catorce pagas supera la respetable cantidad de seis mil euretes, más de un kilo de las antiguas pesetas, salvo julio y diciembre que recibe por su trabajo y dedicación más de 12.000 euros. Según su declaración no posee biene muebles (obras de arte y todos aquellos bienes que son "transportables").

Hay que tener presente que come casi siempre a cuenta de los gastos de representación del ayuntamiento y, ahora también, de la Federación Española de Municipios y Provincias. Tiene coche oficial en las dos instituciones. No consume gasolina. Además, cuando viaja dispone de generosas dietas para su alojamiento, manutención y otros dispendios justificados.
Pedro Castro está casado en régimen de separación de bienes. Su esposa Hortensia, es cocinera. No gasta en colegios ni en libros de texto. Sus hijos, dos varones y una hembra, están independizados...

Paga, creemos, la ropa y los zapatos. ¿Eso justifica esa pobre declaración? Cualquiera, a la vista de los números, no hace falta ser economista, ni tan siquiera muy listo, se haría una pregunta. Sólo una. ¿En que xxxxxx (píiii..) se gasta el dinero nuestro alcalde? Algo no cuadra en las sumas y restas, los ingresos y los pagos del "pobrecito alcalde". Haciendo la cuenta de la vieja, durante los últimos casi treinta años, trabajando en el ayuntamiento de Getafe como representante político, puede haber ganado la cantidad de digamos, de un millón de euros. A nadie le extrañaría una suma de bienes en torno a esa cantidad. Pero no. ¿13.800 euros en la cuenta y una hipoteca de 175.000 euros? No es creíble Pedro.

Cualquier obrero, Jesús o Pepe, de una de las muchas empresas del municipio, pongamos el caso de Siemens, Casa o John Deere, con un sueldo mucho más reducido y una antigüedad parecida de treinta años, prácticamente fijo en la empresa, ha conseguido pagar el piso de Getafe que compró en los albores de la democracia, ha añadido a su patrimonio familiar un apartamento en la playa o, si el "currito" tipo está más arraigado a la tierra, ha rehabilitado una casa en el pueblo de sus mayores y, seguramente, tiene en la cartilla cuando menos treinta o cuarenta mil euros. Eso si no ha tenido, además, que ayudar a sus hijos a dar la entrada para una de las vivienda protegidas que se han desarrollado en los últimos años en el municipio. ¿No creen?

-------------------------------------------

FOTOGRAFIA: Toma de posesión de la corporación electa en 1987. En la imagen, Pedro Castro entrega su acta de concejal a José Antonio Serrano, más conocido como "el metralleta".

13 de octubre de 2008

Hasta los sordos oyen

La rana Juana se ha librado. No ha muerto; es cierto que, desde el momento que colocamos el móvil en el acuario, ella huyó lejos, hasta la posición más distanciada del pequeño emisor "sony-ericcson". Desde el pasado sábado están juntos los dos "sapitos vientre de fuego" y sin teléfono. Aunque ha tenido pocas llamadas, ya conocemos que el teléfono móvil emite su peligrosa "luz", incluso "en espera" de llamadas.

El pequeño experimento, sin ningun tipo de rigor científico, ha finalizado felizmente (el sábado pasado). Toribio y Juana iniciarán dentro de poco su periodo, tres o cuatro meses, de hibernación, para luego dedicarse a ser lo más felices que puedan y procrear renacuajos.


-------------------------------------------------

No por haber llegado al final de la convivencia de rana y teléfono, han finalizado las reflexiones que habíamos prometido y que, debido a nuestra incapacidad para coger velocidad, todavía están pendientes; articulillos éstos que basamos, como supondrán ustedes, en el trabajo de expertos que centran sus trabajos a medio camino de la ciencia, la tecnología y la salud. Espero que las fuentes queden claras.

Y hablando de experimentos, no como el nuestro, sí los hay cualificados y reconocidos internacionalmente, que han venido a ratificar la "toxicidad" de las radiaciones electromagnéticas de los terminales y de las antenas de telefonía móvil. El doctor Michael Rapacholi (Director del Proyecto Internacional de Campos Electromagnéticos de la O.M.S)., sometió a un grupo de ratones durante año y medio en un laboratorio de Australia (en Adelaida) a una radiación similar (RF) a la que emiten las antenas base en 2 sesiones de 30 minutos cada día. Al cabo de esos 18 meses el equipo científico australiano comprobó que los ratones irradiados desarrollaron un 50% más de tumores que los del grupo testigo que habían permanecido sin radiación. Los ratones también se mueren.

Ya nos hemos referido al doctor José Luis Bardasano y al acto celebrado en el Anfiteatro Egaleo de Leganés. Además de la explicación de sus investigaciones sobre la glándula pineal y la melatonina, Bardasano se refirió a uno de los últimos experimientos realizados por investigadores españoles. Las "cobayas" en este caso eran seres humanos; unos, auditivamente normales y, los otros, sordos. A ambos grupos se les realizaron electroencefalogramas. Se pensaba, antes de la prueba, que los efectos térmicos y sonoros del teléfono móvil, incluso los afectivos o sentimentales, propiciados por la conversación de turno provocarían serias diferencias entre las gráficas de ambos grupos.

Sin embargo, para sorpresa de extraños [es posible que los investigadores esperasen algo parecido], se comprobó que las interferencias eléctricas y biológicas que producen los móviles son idénticas en personas normales o en las de capacidad auditiva reducida o nula. Los electroencefalogramas así lo ponían de manifiesto. Por tanto, hasta los sordos oyen la radiación de los móviles. Es más, los investigadores piensan que una persona hablando por el móvil "contamina" de radiación electromagnética a las personas que se encuentran en su entorno más cercano; aunque no oigan al interlocutor.

Si usted, querido lector, es excéptico, y no se cree una paparrucha de lo que venimos diciendo, sepa que usted mismo forma parte de uno de los mayores experimentos de la historia de la humanidad. Casi el cincuenta por ciento de los seres humanos son portadores de un teléfono móvil, incluso algunos de dos o más. En pocos años, el ser humano será un hombre con un teléfono; un ser "totalmente comunicado".

Dentro de un tiempo, tengamos en cuenta que el uso del móvil, es relativamente reciente, se empezarán a dar las primeras estadísticas epidemiológicas referentes a las nuevas enfermedades que sin lugar a dudas suscitará el uso de la tecnología inalámbrica.

Inmediatamente puede iniciar su propio experimento. Si tiene algún hijo entre los seis y los dieciséis años, o sobrino, u cualquier otro familiar niño o adolescentes, está en condiciones de empezar a comprobar, los efectos de la radiación electromagnética. A no ser que alguien de su familia sea más precoz y se le haya adelantado.

Lo primero que debe hacer es acercarse a una de esas modernas tiendas de Movistar o Vodafone, incluso de Orange, y adquirir un precioso "terminal" que incluya, además de su diseño ultra moderno, toda clase de "prestaciones": mp3, camara de fotos, como mínimo, de 1,3 mpx, internet, correo electrónico, juegos, etc... Lo envuelve en papel de regalo y se lo lleva a la persona elegida. En ese mismo instante empieza su experimento.

Es muy posible que tarde en comprobar los hechos y los temores más graves que los expertos están adelantando; incluso que nunca pase, que su hijo nunca padezca leucemia o tumor cerebral. También es probable que al poco tiempo empiece a comprobar pequeños síntomas, pero sin más importancia: déficit de atención, falta de memoria, insomnio, estrés, disminución de la capacidad cognoscitiva, irritabilidad o, incluso, una mayor propensión a sufrir epilepsia. Todo un negro panorama, que si los años y la salud se lo permiten podrá comprobar en la persona elegida. Es de cajón: los niños de hoy pasarán mucho más tiempo en contacto con los teléfonos móviles que los adultos de hoy.

A pesar de las advertencias de algunos ministerios de la salud, de la agencia de medio ambiente europea, de expertos de todo el mundo, los niños y adolescentes son el centro de atención de las campañas de márquetin de las operadoras de telefonía y fabricantes de terminales móviles. El Comité Nacional ruso para la Protección contra la Radiación No Ionizante, organismo de referencia en el campo de las radiaciones, emitió en abril de este año 2008 un comunicado sobre los teléfonos móviles y los niños, con un grito de alarma: "la salud de las generaciones futuras está en peligro". En el escrito se asegura que la amenaza de la radiación que emiten los teléfonos móviles para la salud de los jóvenes no es mucho menor que el tabaco o el alcohol. Terrible.

Corra y acabe con el experimento. Retírele el teléfono móvil a su hijo o esa persona querida a la que regaló, de manera ignorante, con su mejor intención un problema de salud. Espere a que sea mayor y explíque los riesgos que su uso frecuente lleva aparejado. Instálese en el "principio de precaución".


Anterior . Posterior

12 de octubre de 2008

A las cinco de la tarde


A las cinco de la tarde los barcos pesqueros vuelven de faenar con su escolta de gaviotas. El cielo está perlado de aves planeando tras la estela del motor, como rematando un cuadro puntillista. En el azul del mar, gorgotean los peces cada vez más escasos…..Son las cinco de la tarde. Un pespunte brillante borda de sal y espuma el manto resplandeciente del cielo. Son las cinco de la tarde.

Ya en el puerto, los marineros se afanan sudorosos por descargar los escasos y exiguos trofeos conquistados al Mediterráneo. La mercancía llega en cajas de plástico de colores chillones, en porciones y pesos adecuadas para la subasta. Los compradores, todos ellos comerciantes, minorista o tratantes, parecen niños con la consola portátil. No es un juego. Miran, apenas hablan, atienden, escrutan la cinta transportadora por la que circulan a velocidad constante los lotes de marisco y peces; el truco está en apretar en el momento justo el botón verde del aparatito. Precio y cantidad. Tocado.

El sistema inalámbrico de la pequeña lonja adjudica la diana electrónica a un número de indentificación fiscal. La subasta es rápida, ausente de ritos, sin folclore ni voces. Esa caja de gambas es mía. Son muy rojas; son muy caras. Las sepias son muy frescas, envueltas en su capa de tinta negra, en un último intento por camuflarse, despistar al agresor y evitar la redada. Son muy pequeñas. Las pescadillas, también; son tersas y brillante, minúsculas; parecen huérfanas.

El marisco que (aún) se captura en la bahía es una joya; para los pescadores, una de las capturas más deseadas, esperanza de un buen negocio. Perspectiva de continuidad laboral. Para las tres pescaderías del pueblo y los numerosos hosteleros, un desafío y una incógnita ¿Quién pagará 123 euros por un kilo?

10 de octubre de 2008

Publicidad en el blog

Hoy se cumplen tres años desde que este blog "localista" entró en el programa Adsense de Google para incluir publicidad. Hay muchas personas a las que no les gusta la publicidad, incluso la aborrecen. Pero a fuerza de ser claros, es ella la que mueve todo este tingladillo (imperio de comunicación global) que tienen montado los de Google, incluido el programa y alojamiento de blogs, el buscador, el "ojo que todo lo ve", los correos electrónicos gratuitos, el almacenamiento de fotos en la red, los videos, vistas de la tierra, mapas, callejeros, etcétera. A nosotros sí nos gusta; por eso la incluimos en el diseño del blog.

Desde el 10 de octubre de 2005, Google Adsense tiene registrados los datos de "impresiones de página" (más bien total de páginas abiertas aunque sea por un mismo lector) y los clics realizados en los anuncios; aunque la existencia del blog es anterior, sólo desde esa fecha disponemos de datos para hacer un pequeño resumen estadístico.

A lo largo de estos tres años, Capital del Sur tiene registradas 77.523 impresiones de página y 688 clics; 2494 consultas para "búsqueda" y alguna descarga de programas han posibilitado que al día de la fecha Google nos deba la cantidad de 93,64 US$. Una cantidad ingente de dinero que sólo podré cobrar una vez que supere el saldo de los cien dólares. Difícilmente podré alimentar a mi familia escribiendo en un blog con publicidad. Espero que cuando llegue, tres o cuatro meses más al ritmo que vamos, nos dé para unos vinos y unas cervezas con los amigos y compañeros.

Google advierte a los "blogueros" adscritos a su programa de publicidad para que no animen a sus lectores a "cliquear" en los banners y enlaces publicitarios; y mucho menos que hagan trampas. Pero hombre, más de 70.000 páginas visitadas y menos de un uno por ciento (1%) de "botonazos de ratón" a la publicidad dan cuenta de forma clara del perfil de los lectores que se acercan por este patio getafense. No les interesa en absoluto la publicidad que se "emite". Y no es culpa, sólo, de nosotros por que sí existen bastantes anunciantes interesados en el ámbito local.

Otros datos estadísticos tienen que ver con las visitas por días o meses. La jornada que más visitantes recibió la "Capital del Sur" fue el 28 de enero de 2008 (568 impresiones de página); otras fechas destacadas han sido el 31 de octubre de 2005 (503) o el 18 de octubre de 2007 (374). sin embargo la media diaria es de 70. El mes que más impresiones de página ha registrado es mayo de 2007 (últimas elecciones municipales) en la que se produjeron 4.265 impresiones, duplicando en este periodo la media habitual. Si lo referimos a "visitantes únicos" hemos de cambiar de sistema de medición y acudir al medidor que figura en el blog, Extremetracking. Durante ese mes de mayo fueron 3.163 visitantes únicos que, por lo visto, visitaron más de una página. ¿No?

En verano, sobre todo agosto, y en diciembre, por las navidades, los lectores se olvidan un poco de internet (al menos de nuestro rollo) para volcarse en la vida real. Hablando de días malos, referido, claro está, al número de visitas a este blog (cualquiera que escribe aspira a que le lea el mayor número de gentes), hay que reseñar el segundo día registrado por Google, el 11 de octubre de 2005, durante el cual sólo entró una persona. Ya en el funcionamiento normal, los peores días con nueve visitas están localizados el 12 y el 4 de agosto de 2006 y 2007 respectivamente.

8 de octubre de 2008

La ciudad iluminada

Miguel Sebastián es, además de amigo del presidente, uno de los pocos ministros de Zapatero que tiene un plan. Y un montón de propuestas. Desde que dejó la oficina económica de Moncloa y ZP le postuló por "decreto" como candidato a la alcaldía de Madrid para batirse con Gallardón ya propugnaba cosas muy "suyas".

Entre sus promesas electorales "estrella" se puede citar la puesta en marcha de una enorme "wifi" municipal para que cualquiera, además de recibir su ración diaria de ondas electromagnéticas, accediera más o menos gratis a internet. A costa de nuestras vidas. Primero se empieza con el uso libre y luego se acaba cobrando cuotas. Así es la vida moderna. Todo el mundo quiere pasarte un recibo más o menos fijo y domiciliado en la cartilla. En realidad, a la vista del desinterés general por la salud propia, no parecía una mala propuesta electoral.

Y como parece que cayó en gracia, tras el chasco de los resultados electorales, fue premiado por Zapatero con un ministerio [así se asegura, pase lo que pase, una buena pensión]; y se le ocurrió su famoso plan de ahorro energético: coche eléctrico o bicicleta, abanico y manga corta. Recoño, quisiéramos ver su casa, su consumo energético y sus vida íntima ecológica...

Sin embargo, la propuesta más llamativa la realizaría hace escasas semanas durante la presentación del plan AvanzaDos, cuando planteó "premiar" a los ayuntamiento que consigan plagar su territorio de antenas de telefonía. Toda una propuesta meritoria contra los ciudadanos de este país. Nos castigan el cuerpo, [nos joden], y para colmo, lo pagamos nosotros mismos, a través de los presupuestos del Estado. Encima de xxxxs -pííii- (¿call girls?) ponemos la cama.

Este ministro será muy listo, pero parece un imprudente. ¡Se ha empeñado en iluminar España! Qué carajo le interesan los ciudadanos, ni el desarrollo tecnológico, ni la madre que nos parió. Quiere alumbrar las ciudades de este país con ondas electromagnéticas para favorecer [presuntamente] a las grandes compañías de telefonía (que no comunicación) y si alguien necesita leer que se ponga bombillas de bajo consumo. Así, de esa manera, incentivamos la manipulación y manufactura del mercurio, uno de los principales venenos que acumulan los seres vivos en los ecosistema marinos y acuáticos y que, por tanto, amenaza a los humanos. Que no decaiga Almadén. Y si las adsl "van" más lentas que una bicicleta de madera, o los españoles "navegan" menos que los europeos, pues nada, así llevamos muchos años, con un barco a pedales. Qué otro remedio tiene el atraso ese que nos carcome, sino poner wifis... ¡Es genial!

Una investigación realizada en Alemania, con una muestra de 280 casas cercanas a antenas mostró una cantidad significativa de personas que habitaban allí desde hacía más de 10 años, empezaron a manifestar dolores de cabeza, irritabilidad, arritmias, trastornos del sueño desde el momento de la instalación de las antenas de telefonía. Qué curioso. Habían iluminado la glándula pineal de los habitantes de esas zonas.

El Ayuntamiento de Getafe, tras las movilizaciones de los vecinos y las pancartas que exhiben los balcones de las viviendas expuestas a la radiación de las antenas ha "intentado" aplacar el miedo de los ciudadanos con una medición permanente que asegura niveles "aceptables" según las recomendaciones de organismos internacionales, generalmente "vendidos", o mejor doblegados, a los intereses comerciales y crematísticos de las grandes compañías telefónicas.

Sin embargo, las mediciones "on-line" que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Getafe no están expuestas de manera transparente a los vecinos como presume el primer edil. Durante el verano sí se pudo consultar; hoy, rebuscando en la web municipal y el blog del alcalde, no se encuentra por ninguna parte. Ni siquiera utilizando el buscador. ¿Lo han eliminado? Según el blog del alcalde, las estaciones de medición se encontraban en la calle Ciempozuelos 2 y en la calle Álvaro de Bazán 43, no sabemos a qué distancia exacta de las antenas; no se aportaba información técnica ni si las estaciones de medición se habían situado en la dirección en la que la emisión es mínima o máxima en función del ángulo en el que emiten las antenas, ni la altura a la que se han situado en relación con los emisores. ¿Nos tomarán por tontos? Eso no vale para casi nada. Sólo recordar que el nivel de emisiones en una de ellas era diez veces superior a la otra y, que los niveles de emisión en esos puntos concretos superaban lo aconsejado por numerosos expertos.

Recientemente la asociación vecinal Vientos del Pueblo ha manifestado la necesidad de una medición independiente en el municipio y que, agregamos nosotros, además de las ubicadas en la calle Ciempozuelos o Álvaro de Bazán, recoja otras antenas situadas al lado de viviendas como la que hay en la Tropic Costa, o la ubicada en el polideportivo del Sector 3, en la Senda de Mafalda, Avenida de las Ciudades, Avenida de España, etcétera, situadas generalmente junto a colegios, institutos y viviendas.

Señor alcalde, aténgase al principio de prevención: evite riesgos para sus administrados, en tanto se desconocen los efectos sanitarios de la radiación de las antenas. Sea un precursor. Aunque sea viejo, y como se dice "pellejo", sus hijos y nietos pueden estar expuestos a la luz electromagnética. Qué actitud tendría si tuviera un familiar con cáncer... y sospechara que se debe a una de esas puñeteras antenas... ¿La quitamos? ¿La quemaríamos? o ¿Luchamos? No ilumine la ciudad. Lo ecológico es apagar las luces mientras los ciudadanos duermen.

Claudio Gómez Perreta, investigador del hospital La Fe de Valencia sobre los efectos de los campos electromagnéticos asegura que "ninguna persona debería vivir a menos de 300 m. de un repetidor de telefonía móvil". Nosotros pensamos que deberían ser 400 metros, además de aumentar esa distancia hasta los 500 metros en el caso de colegios, institutos, residencias u hospitales.

-------------------------------------

EN EL ACUARIO DE JUANA

Miércoles, 8 de octubre de 2008
23:44 horas

La rana sigue viva. Las llamadas han sido realmente escasas. No es demasidado importante para el experimento ya quelos móviles, estando "en espera" emiten igualmente suficiente radiación electromagnética como para ser dañina para la salud. Lo importante es la distancia. Juana sigue alejada, en el rincón más apartado del teléfono móvil. Es más que probable que sobreviva a nuestro "martirio". Tenga, pues, precaución cuando utilicen el móvil (es aconsejable el manos libres). Y, por dios, no le regalen móviles a los niños. Todavía pueden llamar a Chichí; hasta el sábado que le daremos la libertad. ¿Dónde hay una buena charca en Getafe para que hibernen y se resguarden del duro invierno mesetario? Teléfono XXXXXXXXXXX.

-------------------------------------

Anterior . Siguiente

7 de octubre de 2008

La hormona de la eterna juventud



Antes del verano tuve la suerte de asistir en Leganés a una especie de conferencia coloquio al aire libre sobre las antenas de telefonía. El acto, celebrado en el Anfiteatro Egaleo, bajo la "amenaza" de las antenas que asomaban desafiantes desde los tejados de la misma avenida de la Mancha, estuvo organizado por las Asociaciones de Vecinos de la ciudad vecina, y contó entre otras con la presencia y la intervención del profesor José Luis Bardasano, biólogo especializado en bioeletromagnetismo y auténtico polo de referencia en cuanto a la radiación electromagnética en nuestro país.

Bardasano realizó aquella tarde una explicación casi didáctica sobre la influencia de la radiación electromagnética en la vida de las personas basada en algunos de los últimos experimentos. Aprovecharemos su intervención, alguna entrevista y otras fuentes para hacer un par de reflexiones. Esta, en la que estamos, referida a la "luz", y otra, posterior, sobre el "sonido de la radiación". Una de ellas está referida a una hormona que se produce en el interior del cerebro, en una glandulita llamada pineal, y que está relacionada con el crecimiento y desarrollo de los jóvenes, con el envejecimiento, el cáncer y otros trastornos de las células y de la carga genética.

La glándula pineal, llamada así por su parecido con la piña del pino(del tamaño de un guisante se encuentra en el interior del encéfalo), es conocida también como “tercer ojo” (en ámbitos ocultistas), “asiento del alma” (R. Descartes) o "sexto sentido", es un auténtico reloj biológico, una glándula de glándulas, una especie de "central eléctrica automática del sistema nervioso". Está regulada por los ritmos vitales, esos que los expertos llaman circadianos, relacionados con el ciclo sueño-vigilia, día-noche, claridad-oscuridad; los ciclos circadianos ("circa die"), nos acercan a los ritmos de la naturaleza que provoca la rotación y traslación de la Tierra.

La glándula pineal está sincronizada con la luz solar y produce por la noche una sustancia denominada melatonina, que actúa como un potente antioxidante y anticancerígeno. También se la conoce como la hormona “de la eterna juventud” . Es inútil añadir más sobre la importancia de ese trocito de cerebro. Nos hace falta melatonina. También se cree que regula el inicio de la pubertad y el desarrollo de los niños en su paso a la adolescencia. Parece evidente a la luz de este hecho, que los niños y los jóvenes no deberían usar el móvil, salvo urgencia o excepción.

Y nos hace falta oscuridad para el ciclo de sueño. El problema de la luz [para el necesario ciclo de sueño] es que el haz lumínico tiene un pequeño espectro de radiaciones electromagnéticas como las que emiten las antenas de telefonía y los propios móviles. Cuando una persona está sometida continuamente a un campo electromagnético, tanto por el uso del teléfono móvil, como por la cercanía de alguna antena, es como si estuviéramos siempre con la luz encendida. No es bueno para dormir, ni para vivir, tener claridad o el resplandor de una bombilla luciendo permanentemente . Y claro está, si tenemos la suerte de no vivir cerca de una antena, no dejemos nunca el móvil en la mesilla de noche; esa mala costumbre "enciende" la luz del dormitorio provocando un resplandor maligno e iluminando la glándula pineal como si fuera una lamparita de noche, un faro o un candil.

Ilustración superior: Robert Crumb

-------------------------------------------------

Martes, 7 de octubre de 2008

21:27 horas


En el acuario

La rana está bastante tranquila. En las últimas horas prefiere estar lejos del móvil, en la otra punta del acuario, que aproximadamente tiene la superficie de una cuartilla. Si tuviéramos que apostar, diríamos que Juana sobrevivirá a la batería del teléfono, y por tanto al experimento, pero aún es pronto para decirlo.
-------------------------------------------------

<< Anterior . Posterior >>

La distancia es la salvación

Martes, 7 de octubre de 2008
08:12 horas

Ha llegado el momento de la separación. Chichí se ha mudado para sus nueva dependencia, con sus piedras, su agüita sin cloro y... su teléfono móvil funcionando. Hemos deshabilitado el tono "sony-ericsson" y las vibraciones, para transformarlo, al igual que hacen los niños que lo llevan al colegio, en un comunicador silencioso. Ver quién llama, recibir y mandar mensajes. Es fabuloso. De esta manera, creemos que Chichí no se estresará con el ruidito del móvil o las ondas que podría provocar el vibrador ¿habrá algún tono tipo "llamada de rana macho"?). Sólo recibirá la radiación electromagnética del móvil.

Vamos a solicitar ayuda de cuantas personas sea posible, de nuestros familiares, hermanos, padres, a nuestra sobrina Lucía, a los amigos y compañeros de Fernando, a sus padres y a otros conocidos para que llamen a la rana. Y a ustedes, queridos lectores, también se lo pedimos. Llamen a la rana Juana. No es una broma y tampoco les va a costar nada, ni un céntimo de euro, salvo algo tan preciado como su tiempo. No creo que Chichí atienda las llamadas. Si, en cambio, les va más el rollo de los mensajitos, también pueden mandar un sms, aunque esto último sí les pasará factura.

Anoten; su número de teléfono es el XXXXXXXXX. Vamos, colaboren; al final, la rana tendrá el móvil mientras le dure la batería, o si lamentablemente se hace realidad la predicción del científico ucraniano , durante un sólo día. Finalmente intentraremos enviar un mensaje con el resultado a todos nuestros colaboradores. Sin embargo, la rana no estará pegada o "adosada" al móvil, lo que podría salvarle la vida. Remedando tristes boleros, la distancia no es el olvido, en este caso [podría ser] es la salvación. Simplemente alejando el móvil un centímetro o dos de la oreja nos puede salvar, a la larga, de algún trastorno o enfermedad. No confundamos la voz con la gente, el pan con las ganas de comer o el teléfono con la persona amada.

"No existe un momento del día
en que pueda apartarte de mí
el mundo parece distinto
cuando no estás junto a mí.

No hay bella melodía
en que no surjas tú
ni yo quiero escucharla
si no la escuchas tú.

Es que te has convertido
en parte de mi alma
ya nada me consuela
si no estás tu también.

Más allá de tus labios
del sol y las estrellas
contigo en la distancia
amada mía estoy".

Mientras dure el experimento intentaremos hacer algunas reflexiones sobre el teléfono movil, las antenas de telefonía y la radiación ¿Solo 24 horas? ¡Qué corta es la vida! Aprovechémosla. Llamen, llamen. Colaborar es gratis. Teléfono XXXXXXX.


Martes, 7 de octubre de 2008
08:15 horas

Tres minutos después, hacemos la primera llamada. Juana está tan tranquila encima del teléfono. La rana, como era previsible no coge el teléfono. Pero al minuto empieza a tener una actitud extraña. Pretende huir. La naturaleza es sabia; Juana intenta alejarse de la radiación. ¡Se ha subido hasta el techo del acuario! Es una actitud y un gesto que no había mostrado hasta ahora. Juana se está poniendo nerviosa. Sabe, desconocemos por qué extraño mecanismo, que debe alejarse de ese nuevo elemento que hemos incorporado al acuario. Ni tan siquiera la "llegada" de comida fresca (un super grillo) la ha animado.

Juana se pone nerviosa con la primera llamada

video

Intentando escalar el acuario

video

----------------------------------------------

<< Anterior . Posterior >>

6 de octubre de 2008

El teléfono móvil y la rana Juana

Lunes, 6 de octubre de 2008
07:35 horas

Hemos "adoptado" dos ranas, un macho y una hembra, y sabemos su sexo, no porque hayamos detectado sus órganos, sino por que el diligente empleado de la tienda así lo creía y nos lo aseguró. A la hembra, algo mayor que su compañero acuático, la hemos llamado Juana, (también la conocemos ya como por el mote de "Chichí"). Al macho le hemos puesto Toribio. Son de la especie "bombina orientalis", conocidas también como "sapitos vientre de fuego", por la coloración brillante de su barriga. Son relativamente baratas (11 euros cada una) y no están "protegidas". Como buenas ranas, o "sapos", tienen unas largas y hermosas ancas y la espalda es de un color verde brillante, en el caso de Juana, y de un tono más amarronado la del macho Toribio.

video

La decisión de incorporar a la unidad familiar a estos anuros o batracios no ha sido fácil. Fernando, nuestro hijo biológico, dudó inicialmente de nuestra capacidad mental. Luego ha asumido este experimento, no sin una cierta duda y la sospecha de un presunto y futuro ranicidio involuntario.

Estos animalitos, tan saltones y escurridizos, no tienen nada que ver con el resto de la fauna doméstica. Dama es una perra pequeña, sin linaje ni pedigrí, de madre conocida y padre ignoto, ambos progenitores de raza nisu. Adoptada cuando aún era un cachorro, es marrón, ladradora, y andarina; con cara de pocos amigos, medio lobo, medio pastor alemán, y bastantes malas pulgas, metafóricamente hablando de su carácter. Aunque, si somos justos, no es tan fiera la bestia como la pinto; llega incluso a estados depresivos en nuestras ausencias largas, sobre todo veraniegas. No le gusta ni las "familias de acogida" ni los hoteles caninos. A la muy espabilada le chiflan los guisados, el chocolate, el queso manchego, o de cualquier otra región y manufactura, los helados y los panchitos. Nunca un can disfrutó tanto de la comida casera.

El gato, de raza "europeo común", lo inscribimos en el registro familiar como Tulio Cátulo, (de mote "Tulillo"), aristocrático y literario nombre que mezcla a dos de los más egregios autores latinos: Marco Tulio Cicerón y Cayo Valerio Catulo. El gato nació en un vivero. También lo adoptamos a edad temprana. Es sabio en huir como alma que lleva el diablo y cobarde en la justa medida que la carrera le salva el pellejo de piedras, perros y gamberros. Capado como está, no se le conocen amoríos con gatas, así que la poesía que maulla suena como el hambre en su barriga. Filósofo versado en sestear, ve pasar el tiempo desde el alféizar de la ventana orientada al sur. En fin, el gato vive en casa de la manera más independiente posible, como si fuera un hijo mayor (sólo viene a comer y, veces, a dormir). Es, por instinto, maestro cazador. Vigila y pilla, con sigilo todo lo que se mueve, ratones, pájaros, salamandras (eso está muy mal, le digo; pero le da igual), incluso cucarachas. Nada se le escapa a este felino de nombre romano, capaz de despellejar a cualquier intruso que invada sus "posesiones".

video

Ambos, perra y gato viven de manera pacífica como buenos hermanos. No resulta extraño ya que se han criado juntos desde que la perra, algo más tontona que el gato, era un cachorro. Si la naturaleza no tuviera sus propias normas, aquí tendríamos una buena jauría de "perrigatos". Sin embargo, ahora, con los batracios, es distinto. Habrá que tener cuidado para que Tulillo no se percate de sus dos nuevas compañeras de casa y se proponga su caza. Difícil cohabitación, que diría un francés hablando de algunas de las situaciones políticas que genera su república.

Entremos, pues, en materia. A ver a cuento de qué les largo el rollo éste de la fauna de mi hogar. Muchos padres regalan a sus "tiernos" hijos e hijas un teléfono móvil, y cada vez a edad más temprana. Las últimas estadísticas hablan que el cuarenta y tres por ciento de los niños entre los seis y los once años ya disponen de ese instrumento. En el mundo hay más de cuatro mil millones (65% de la población mundial) de líneas telefónica móviles. Es para alarmarse. El grado de dependencia del móvil que padecemos es terrible. Estamos convencidos que nuestro hijo comprende lo que queremos hacer y advierte, al menos un poco, el peligro de la telefonía móvil. Sin embargo, es tremendo el efecto llamada de ese "atractivo" y dañino aparatito. Es uno de los distintivos "necesarios" que nos vende la sociedad de consumo y que, en la mayoría de los casos, adquirimos, como hábito, moda o "estilo" de vida.

Nadie piensa en la radiación electromagnética que emite el móvil. Y no sólo cuando hablamos, también en estado de espera. Imaginen los efectos, eléctricos, hormonales y térmicos, en sus permeables cerebros infantiles. Tenemos que remitirnos a articulos anteriores. Si el teléfono hace girar la aguja de una brújula, qué hará con las dulces células de sus cerebros. Un niño sólo debería usar el móvil de manera extraordinaria y ocasional. Creemos.

"Si dejáis una rana junto a un móvil, se muere en 24 horas". Es el veredicto del experto ucraniano en radiación electromagnética, Stanislav Denisov. Este científico que trabajó en la antigua Unión Soviética en proteger a los astronáutas de las radiaciones, seguraba esto en el año 2005. Hoy se han producido algunas novedades en la investigación sobre la radiación de los teléfonos móviles... Los ratones de laboratorio aguantan varias semanas. Para comprobar la primera de sus afirmaciones, hemos decidido llevar a la práctica un pequeño experimento con las ranas. Ya lo decía Leonardo da Vinci, la sabiduría es hija de la experiencia. Más tarde volveremos sobre las palabras de este experto y su invento para neutralizar los efectos malignos de la radiación que emite el "celular" .

Hemos tomado la decisión de regalar un teléfono móvil a Juana o, si prefieren, "Chichi". Espero que mi hijo, que ahora tiene trece años, y yo mismo, podamos comprobar la teoría y que a él, en edad de ser tentado por las modas y las costumbres de otros jóvenes, le quede grabada la demostración en su cabecita. Juana y Toribio están ambientadas en su pequeño acuario desde hace diez días. Son felices; de vez en cuando el macho se sube en la chepa de Juana y así, juntitos, se tiran la tarde hasta que llega el crepúsculo, allí en la terraza cubierta, entre las ramas de helechos y el aroma de las hierbas aromáticas que se usan en la cocina: albahaca, basilisco, tomillo limonero, cilantro, perejil y hierbabuena.

Cada dos días les sirvo un menú a base de insectos vivos. Lo que más les gusta son los grillos que compro en la misma tienda que me proporcionó las ranas; la vida está muy cara: cada ración de grillos (unos quince o veinte) cuesta 2,60 euros (¡más que una docena de huevos, leñe!). También cazamos, si podemos, para su menú insectívoro pequeñas moscas medio tontas por el otoño incipiente.

Hubiéramos querido que el experimento se hubiera podido observar a través de una webcam en este mismo blog. Sin embargo, nuestros conocimientos de informática ("hardware" y "sofware") son algo limitados. Para seguir la evolución de los hechos, sólo podremos realizar pequeños vídeos cada cuatro o cinco horas y subirlos a través del mismo "blogger". Seguiremos esta misma entrada con anotaciones de fecha y hora hasta el (¿lúgubre?) final. Mañana aislaremos a Juana, la dejaremos sola en un acuario y le "regalaremos" el móvil.

Siguiente >>

1 de octubre de 2008

Volando va, volando viene...

... y no sabe "na", lo dice el nene...

El Ayuntamiento de Getafe desconoce, según ha asegurado hoy su primer concejal, la inversión que los Ministerios de Defensa y Fomento están llevando a cabo para acondicionar el aeródromo militar de Getafe como aeropuerto civil. Recién llegado de hablar en la ONU, [Un alcalde en Nueva York, que lorquiano suena eso, con sus negritos y sus rascacielos, ...], Pedro Castro asegura que ignora lo que pasa en su cortijo (ja, ja, ja) y además le suena todo a cuento y a monserga provinciana. Las ministras, la más madraza y la más dicharachera, se la "están liando" sin que él se entere (otra vez ja). Y dice, y se queda tan ancho, que "si eso es así, si a los Ministerios [... si a las Ministras] les sobran los Ayuntamientos, que nos lo digan y nos vamos todos a casa". ¡Pues hala... [mejor volando que corriendo]!

El portavoz del PP, Carlos González, que a principios de año lanzó una campaña de captación de firmas contra el proyecto municipal de aeropuerto de negocios, ha puesto en duda la veracidad de las palabras del primer edil. Nosotros no dudamos. Estamos seguros que no dice la verdad (¿miente, no?); que sabe bien lo que se cuece, cómo no; y que está fiel y puntualmente informado por Magdalena Álvarez y Carme Chacón. De hecho el convenio que firmó con los citados ministerios se aprobó por el Pleno Municipal y, a pesar de la oposición política y vecinal, nunca se llegó a paralizar.

Sencillamente se dejó en suspenso, claro está, debido a las elecciones generales. ¿Es posible que en la base aérea se construya una terminal de 6000 metros cuadrados para uso civil y no hayan pedido licencia? ¿Tampoco hay proyecto visado? Ni que fuera una instalación militar de alto valor estratégico catalogada de alto secreto ¿O sí? Va a ser que no... Alguien miente o alquien se está saltando muchas normas. Lo mejor es callar como "xxxxx" (¿call girls?) para que el aeropuerto funcione sin que se enteren esos jodedores de "vientos del pueblo" y, así, finalmente, poder declarar: "no ven, no era tan grave como aseguraban esos pajarracos agoreros. Sólo son cuarenta o cincuenta avioncitos al día..."

Lo cierto de todo este asunto es que las penurias económicas por las que van a atravesar los ayuntamientos, y entre los que más el de Getafe, podrían poner en peligro algunos proyectos "emblemáticos" para su excelencia como el Museo de la Aviación que ha diseñado Norman Foster o el traslado de los cuarteles de la avenida John Lennon. Hace falta pasta (mucha) y Pedro Castro, sencillamente, nos ha vendido; a nosotros, los vecinos, y a la ciudad (por un plato de lentejas... y por su cargo en la FEMP, según la maledicencia de algunos).

Nosotros que no llegamos, ni por asomo a tener la información a la que accede nuestro alcalde, ni tan siquiera a la que recibe el responsable de la oposición, sabíamos que había movimiento en la Base Aérea. Grúas y obras,... avioncitos que van y vienen . Algunos vecinos aseguran que ya funciona "experimentalmente", en pruebas, como aeropuerto de vuelos civiles. Ayer mismo, sin ir más lejos, se producía una reunión entre los "militares" y técnicos civiles para tratar temas de infraestructuras y comunicaciones.

El traslado de la aviación ejecutiva de Torrejón de Ardoz a Getafe está decidido; y, también está claro el cierre de Cuatro Vientos. Además de los jets privados que usan los grandes empresarios y políticos españoles, Getafe será el destino, viene incluido con el Museo de la Aviación, de la Fundación Infante de Orleans y sus famosas demostraciones de aviones antiguos. Ya no serán sólo los capullos esos que conducen el Eurofighter los que nos taladren los oidos ni pongan en peligro nuestras vidas sobrevolando la ciudad. Ningún vecino debería dudar; finalmente también se trasladarán la escuela de pilotos y las prácticas que ahora se realizan en el aeródromo de Cuatro Vientos. Peligro, locos, volando con una "L" .

El inicio de las operaciones está fijado. Figura en la agenda de las ministras. Y en la del primer edil getafense. La fecha es diciembre de 2008. Desde las próximas navidades, Emilio Botín (el nuevo héroe de Zapatero), y otros sujetos parecidos, incluido nuestro alcalde de alcaldes, podrán utilizar los servicios de la aviación ejecutiva. Ahora serán algunos menos los que necesiten estos servicios si se tiene en cuenta la crisis económica [menudo descalabro ha habido entre los dueños de las grandes inmobiliarias], aunque los perjuicios para los vecinos de Getafe seguirán intactos: más contaminación, más ruido y el peligro de los aparatitos volando sobre nuestras cabezas y nuestras casas. Cojonudo.

Señor alcalde, qué hacer con usted [mejor escribiríamos, qué decir de usted] ; daña la ciudad y , además, miente a los vecinos.