Google+

24 de diciembre de 2007


20 de diciembre de 2007

Sería de necios, eso... necios

"Sería de necios, y empleo la palabra necios con toda la contundencia..." son las rotundas palabras del alcalde de Getafe para oponerse a la utilización como aeropuerto civil de la base aérea de esta localidad. Y no es que estemos equivocados, ni desfasados. No nos hemos equivocado de noticia. El Pleno del Ayuntamiento de Getafe ha aprobado, al menos, dos mociones en los últimos tres años contra el uso de la base militar como aeropuerto civil. Pedro Castro aseguraba que hacer eso, precisamente lo que ha hecho esta misma semana, sería de "necios" y, recalcó, que empleaba la palabra "necios" con toda la contundencia posible. Hace tan sólo un año y medio. Qué hombre tan desmemoriado y de palabras tan necias, ignorantes, o falsas.

Un año antes, el 27 de junio de 2005, Pedro Castro aseguró, tras otro Pleno municipal que rechazó la propuesta de utilizar el aeródromo militar como aeropuerto civil "que la base está situada en el casco urbano y su utilización como aeropuerto civil sería una constante molestia para la población..." Añadió, además que también se verían afectados los proyectos aeronáuticos que desarrolla la empresa EADS-CASA como el avión de combate Eurofighter.
Asimismo, el regidor afirmó en aquella fecha que utilizaría todos los medios a su alcance para impedir la utilización de la base militar como aeropuerto civil, "tanto con presión a la Comunidad de Madrid como a cualquier otra administración, por lo que aviso a aquellas entidades que pudieran tener interés en esto". Tenemos que reconocer, aunque sea por una vez, que estábamos de acuerdo con el alcalde. Y, hasta el día de la fecha, que sepamos, la base no se ha trasladado de su ubicación original; allí sigue, adosada prácticamente al centro urbano de Getafe.

El que se ha movido ha sido el primer edil, el PSOE en bloque y su socio de gobierno, Izquierda Unida que en este asunto, como en otros muchos, parece que van de comparsa. El Partido Socialista de Getafe, en su página web, se mostraba tajante contra la utilización como aeropuerto civil. El día 1 de junio de 2006 el gobierno municipal rechazaba, por segunda vez, tal posibilidad ante las noticias aparecida en la prensa que anticipaban el abandono de las inversiones y el desmantelamiento del aeropuerto de Cuatro Vientos.

La propuesta que se aprobó en el pleno, de nuevo, aseguraba que “la solución [a la desaparición de Cuatro Vientos] no debe ser alterar la calidad de vida de 1 millón y medio de ciudadanos de la zona sur de Madrid” y remachaba su oposición absoluta al traslado de la llamada aviación ejecutiva o de negocios, resaltando que "además la base militar está absolutamente rodeada de casco urbano, por lo que cualquier utilización excesiva de las pistas infringiría la normativa europea de ruido AENOR". [No perderse el archivo sonoro que se muestra como documento relacionado].
Bueno, en qué quedamos, señores. Menudas trolas que nos cuentan y, a veces, nos cuelan los políticos. Antes o ahora, una de las dos era falsa; entonces era malo para la población; en este momento es bueno para el pueblo. Ayer y hoy, el alcalde, los miembros del gobierno municipal, el gobierno regional y los responsables de Fomento, son los mismos y de idénticos partidos políticos. ¿Qué le ha dado Maleni a Castro? ¿Qué le han prometido?¿Qué ha cambiado para aprobar el convenio con estas prisas, sin Declaración de Impacto Ambiental, sin contar con los vecinos, sin la unanimidad de los grupos políticos? (menuda democracia participativa)? ¿Ustedes qué creen? De momento, prepárense a movilizarse si no quieren estar condenados a vivir junto a un aeropuerto, con más ruido, más contaminación, más peligro y con el valor de sus casas al nivel de la pista de aterrizaje. Sería de necios,.. permitírselo.

10 de diciembre de 2007

Un regalo de muerte


video

En estos día previos a las fiestas navideñas, muchos ciudadanos andan (o corren) de tienda y en tienda y de centro comercial en centro comercial buscando regalos. Es una de las actividades más caras, estresantes y consumistas de todo el año. La búsqueda del regalo perfecto. Es navidad en el Corte Inglés... (y en el Alcampo o Carrefur, desde hace dos meses casi) La televisión, por encima de todos los medios, nos atosiga con una de infinidad de mensajes publicitarios de horribles juguetes de plástico, delicados y asfixiantes perfumes, carísimos relojes, cámaras de fotos con una docena de megapixels, videojuegos o, incluso, teléfonos móviles. Un obsequio o presente que, se supone, sirve para comunicarse y que sus fabricantes venden con anuncios tan estúpidos como los de las marcas de cerveza; y, siempre, cinco minutos más tarde de adquirir uno, y tres llamadas después se ha quedado "obsoleto"; o eso quieren hacernos creer. Una lástima. Siempre es el momento adecuado, tu momento, para cambiar de terminal.

El "consumo" de teléfonos móviles se ha convertido en una moda, de la que pocos escapan, y que se basa en la permanente actualización, llegando a suscitar preocupación por la contaminación y el reciclado. No seas antiguo, es tu momento. Uno tiene cámara de fotos de última generación, otro correo electrónico, a este le caben tres horas de música, aquel ofrece las noticias deportivas, te avisa de los cumpleaños de todas las personas del listín, y así un sinfín de "cualidades" inútiles para la mayoría de las gentes; incluso cambia de canción si lo agitas. ¿Lo notas..? Es la releche.

Los móviles son, en sí mismos, instrumentos útiles para el hombre. Vaya que si lo son. Lo malo son las consecuencias de su uso abusivo, los efectos impredecibles de la tecnología o que haya que esperar años o décadas no para esclarecer de forma exhaustiva los daños a la salud que nos provocan, sino para mantener la indefinición basándose en estadísticas trucadas. Hay personas que se pasan la vida con el móvil en la oreja. Y así las llevan calientes y coloradas. No es una imagen retórica. Es así, el "celular" o teléfono móvil puede llegar a producir efectos devastadores para las células del cerebro y de la piel. El problema será que nos enteremos cuando sea demasiado tarde y apenas tenga solución.

Hemos grabado el vídeo superior como una "prueba visual" de la influencia del móvil sobre una brújula; un pequeño experimento fácil de realizar. Se puede comprobar la capacidad del móvil para atraer como un imán la aguja y "torcer" el norte magnético, incluso debajo de una capa de madera maciza de tres centímetros.

Y además hemos recopilado algunos consejos para los que lo utilizan como instrumento o herramienta imprescindible. En ningún caso debemos considerar el móvil como un regalo apto para niños ni jóvenes en crecimiento. No son adecuados para su salud. Sus cerebros tienen más posibilidades de verse seriamente dañados en los años siguientes por la radiación. El uso del móvil perjudica la salud. Seguro. No regalemos móviles. No son juguetes.

Los teléfonos móviles son pequeñas estaciones base que emiten y reciben radiación al igual que las antenas que pueblan los tejados de nuestras ciudades. Esta radiación, aunque menor que la de las antenas, es tan peligrosa como aquella ya que suelen situarse muy cerca del cuerpo y durante mucho tiempo; en "espera" también emiten. La radiación, aun siendo pequeña, se origina muy cerca del cuerpo. Evita llevarlo permanentemente pegado al cuerpo.

Cuando se hace una llamada, aumenta la potencia. La zona de la antena, imperceptible en los modelos actuales, es la parte más peligrosa. Debe alejarse al máximo de la cabeza (aunque sea sólo un centímetro). No usar cuando la señal de cobertura es baja. Para mejorar la comunicación con las antenas, el móvil aumenta su potencia. La mejor defensa o protección contra las radiaciones es la distancia. No usar dentro del coche; el móvil aumenta su potencia. Y, claro, nunca conduciendo; distrae la atención. Peligro de muerte inminente.

Al marcar el número no acercar a la cabeza hasta que fije la llamada; mientras busca la mejor antena receptora está a máxima potencia. Reducir el número de llamadas y su duración. Usar para avisos necesarios, no para charlas largas. En caso de tener que utilizar prolongadamente utilizar siempre un "manos libres".

Cuanto más se usan los móviles y más se cambia de modelo, más antenas tienen que instalar las compañías suministradoras del servicio. La moda de cambiar compulsivamente de aparato genera una enorme fuente de contaminación debido, sobre todo, a las baterías. Esta demanda del mercado o consumismo tecnológico provoca la necesidad de los fabricantes de adquirir a cualquier precio el "coltán" (abreviatura de los minerales columbita y tantalita que suelen presentarse juntos en la naturaleza) del que se extrae el tantalio, mineral utilizado en la fabricación de baterías, en lugares como la República Democrática del Congo (antiguo Congo belga), donde se ubican el 80% de las reservas mundiales de este mineral, Brasil o Tailandia. La interminable guerra del Congo se debe, entre otros factores económicos, a los intereses de compañías como las fabricantes de teléfonos móviles. Cuántas vidas cuesta cada vez que cambiamos de móvil por la sencilla razón que la nueva oferta del operador telefónico es más "cool", "fashion", pequeño, extra plano, o, simplemente, la tonta novedad, es una pregunta que hay que hacerse al ver el bonito diseño o las denominadas "prestaciones". Lo "último" suele durar cada vez menos.

7 de diciembre de 2007

La niña bonita

"Las viejas páginas son como las fotografías de hace tiempo. Si son propias, al verlas de nuevo se siente una curiosa extrañeza. De alguna manera ahí está uno, pero uno no es uno exactamente".

G. CABRERA INFANTE


Hace poco más de dos años teníamos la oportunidad de celebrar como editor un pequeño hito en una gran publicación quincenal (perdonen ustedes la inmodestia): se trataba del número 300 del Buzón de Getafe y tenemos que referirnos, hoy como entonces, a la misma sensación que nos embarga y que tan maravillosamente expresa Guillermo Cabrera Infante en el fragmento que encabeza este artículo. Hoy volvemos a estar de celebración; pero sólo hoy.

El Buzón de Getafe cumple quince años de viaje ininterrumpido hasta los buzones de los vecinos de este municipio. Quince velas. La fiesta de los quince, que se celebra especialmente en América latina, representa el paso de las niñas a la adolescencia. Es un momento precioso en el que los padres asumen más libertad para sus hijas y las niñas adquieren de los padres nuevas responsabilidades. El quince se conoce, o apoda, en los juegos de azar como la "niña bonita", asociando el cardinal a la costumbre de celebrar esas fiestas de iniciación a la madurez.

Los quince son, en este caso, lejos de cualquier atisbo de azar o de rubor adolescente, un momento para el agradecimiento sin límite a cuantos han hecho posible el proyecto a lo largo de todo este tiempo y, también, cómo no, para la reflexión sobre el futuro. No es necesario recurrir a la hemeroteca para confirmar la independencia informativa de este medio y recordar la vocación de servicio ciudadano gratuito de la que se impregnó desde su nacimiento un mes de diciembre de 1992, como un fragmento del alma rebelde de los que, continuando una larga trayectoria de prensa local, decidimos llevar hasta los domicilios de los getafenses un periódico de información local, auténtico azote del poder establecido y estandarte de los problemas e intereses de vecinos y comerciantes.

Es cierto que estamos ahí, en cada una de esas viejas y amarillentas páginas, reflejando los avatares de la convivencia local; transmitiendo a la autoridad correspondiente los problemas; a los enamorados, las cartas de amor; a quien corresponda las quejas de los consumidores; dando cobertura al mundo de la cultura, a los jóvenes, disfrutando de las fiestas, sufriendo la falta de atención sanitaria, los problemas de aparcamiento, seguridad,... Y, aún viéndonos "distintos", tras el paso de los números, las quincenas y los años, seguimos siendo nosotros con una pátina amarilla de madurez y menos pelo.

Esa vocación de servicio público inherente de El Buzón de Getafe ha servido para recibir de manera recíproca la mejor de las recompensas durante todos estos años: la fiel acogida de los vecinos y el patrocinio de los comerciantes. Qué sería de este periódico, y de cualquiera, sin esos dos sostenes o sustentos fundamentales. Nuestro agradecimiento, hoy reiterado, por el apoyo pasado, y, por adelantado, el venidero.

Otra cosa son las relaciones del periódico con los poderes establecidos, más o menos fácticos, más o menos institucionales, algunos de los cuales no han dudado, incluso, en vetar y marginar a este medio por su ojo crítico. Son, en todo caso, reacciones lógicas del poder. Y podríamos hasta disculparlas en días de fiesta como hoy pero nunca relegarlas al olvido.

Bueno es recordar que El Buzón de Getafe, como hermano mayor de otros "buzones", es el resultado de una larga trayectoria asociada a nombres como La Cebolla de Jata, Guía Semanal de Getafe y de la Zona sur, Vivir en Getafe, El Eco de Getafe, Getafe Deportivo y especialmente el Diario de la Zona Sur, una publicación trisemanal que superó los quinientos número en los quioscos del sur madrileño, desde Valdemoro a Villaviciosa.

Hoy El Buzón de Getafe es el emblema o estandarte, "la niña bonita", de un proyecto que sobrepasa las fronteras del término municipal, una empresa [Editores Madrileños del Sur] consolidada en el panorama informativo de la Comunidad de Madrid y que culmina más de veinticinco años del mejor periodismo local; los que la integran hoy son jóvenes a pesar de su veteranía; nueva savia laboral y empresarial que nos genera la esperanza de no estar contando el pasado sino iniciando, al cabo, otra quincena más de este nuevo año.

Mientras la niña bonita está de fiesta, y celebra los quince, hay que pensar en todos los que han hecho posible este proyecto. En los que, por la crueldad del destino, ya no están o no estarán, y en los que, sin dejarnos, cesan en su trabajo a causa de la edad, habiendo desarrollado una tarea de titanes durante muchos años, más allá incluso de los quince; auténtico baluarte de El Buzón de Getafe en una labor comercial y social apta sólo para los más valientes.

Honor a aquellos que han defendido la libertad de información y de expresión, pateando la calle, convenciendo a las gentes de este pueblo de la necesidad de tener un periódico propio, ajeno a los laberintos del poder. Honor debido a los buenos comerciales, primera línea de batalla de la prensa local independiente; honor a los que diseñan y maquetan sin descanso o se enredan con las nuevas tecnologías, a los periodistas que escriben, informan, opinan, fotografían, un "municipio global" con seriedad y sin tapujos..; honor a los encargados de administrar una empresa cada vez más compleja, con más trabajadores, más inmersa en las nuevas tecnologìas ; honor debido a los que, llueva, nieve, haga viento o sol, llevan el periódico hasta los mismísimos buzones.

Gracias a todos. Y felicidades. Celebrémoslo hoy. Mañana será el momento de seguir trabajando. Y no como el advenedizo que remataba sus editoriales con el "seguimos", uno detrás de otro, por que la linde sigue; la linde se acabó y el hombre seguía; sordo y mudo. No, así no.
Seguiremos trabajando en el próximo periódico sin prepotencia, con independencia política y honestidad, con ideas; dignos, humildes, pero sin un ápice de sumisión o docilidad,... y sobre todo, con el permiso de lectores y comerciantes; reconociéndonos cuando las miramos, aunque las páginas estén viejas y amarillas, en las fotos, en las noticias y en los anuncios.

Dentro de cien años, todos calvos.

--------------------------------

Artículo publicado en el Buzón de Getafe con motivo de su décimoquinto cumpleaños. El primer número de este periódico salió a la luz el nueve de diciembre de 1992